jueves, julio 9

EL LADO DIVERTIDO DE IR A MISA

¿Es usted de las personas que casi nunca va a iglesia?, y resulta que una chica con la que usted esta saliendo, escucha misa. En vez de salir de farra le invita un domingo a la iglesia con sus padres ¿se aburre o se queda dormido?, ¿ se pasa entretenido viendo los cuadros y la decoración del templo; y no entiende ni pío de lo que dijo el cura?. Pues ya no hay de que preocuparse a continuación una guía detallada de que se puede hacer en estos casos de desesperación.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Todos se golpean el pecho y usted no entiende porque tanta agresión en el templo de Dios. Según la iglesia seguimos siendo culpables y pecadores por la muerte de Jesucristo. Así que hasta que llegue “el flaco” a jalarnos de los pies y hacer justicia, tenemos que seguir golpeándonos. Si no sabe como hacerlo, haga de cuenta que se atragantó con una menta, mientras más golpes, los padres de su chica notaran lo arrepentido que se encuentra usted. Un punto a favor.

Llegó el momento de ponerse de rodillas, y escuchar la oración del Cura; pero justo le ocurre a usted ir con su mejor facha, para impresionar a los padres, ponerse de rodillas con un casimir de 200 dólares, dudo mucho que sea buena idea. Busque un himnario o una Biblia, arrodíllese sobre ella, al fin y al cabo fue escrita para alivianar nuestras culpas y angustias. En un caso extremo como este debería aguantar todo el peso del cargo de conciencia que produce arruinar un pantalón que todavía no se acaba de pagar.

Llega el momento de corear uno que otro himno, si no se lo sabe es fácil, solo finja que se conoce todas las canciones, mueva los labios y tóquese el pecho mientras canta, trate de ponerle énfasis a las ultimas silabas del coro y la ultima estrofa, para esto los padres de su chica notarán la fuerte devoción que emana de su ser. Ah! Y prepare su Biblia para no meterse en el papelón en el momento de no encontrar un versículo dado por el Cura, haga un pequeño índice y subráyelo con resaltadotes de muchos colores, mejor dicho haga de su Biblia un manual didáctico de rápido aprendizaje.

En el momento de comulgar o de tomar el cuerpo de cristo con su boca, no se haga lío se que no es bautizado y mucho menos a hecho las comuniones. Respire profundo diga amen, abra la boca y quédese en silencio. Aproveche estos minutos para hacer una profunda introspección. ¿Es mas importante quedarse en casa soltero, tomando cerveza, viendo luche libre y comiendo chicharrón de puerco. A tener que luchar contra una profunda e inevitable somnolencia y no solo hoy; si no todos los domingos?, por que el Cura en vez de dar un sermón para usted canta un arrulladora canción de cuna. Pues en mi punto de vista pues en mi punto de vista yo ya se usted con que se queda... No se olvide que la despensa está vacía.